dj taylor
Soporte para Eventos

Fiestas Sociales Fiestas de 15 Enlaces Egresados Reuniones Disertaciones
Inauguraciones Animación Desfiles Exposiciones Seminarios Sonidos

Desde 1989 musicalizando sus mejores momentos


DJ ALEJANDRO PONT LEZICA

Aunque como disc jockey atravesó su etapa de mayor esplendor durante las décadas del ´70 y principios de los ´80, en realidad nunca estuvo lejos de la música. Desde hace varios años Alejandro Pont Lezica, comanda su propia productora de eventos, dirigió importantes radios de Argentina y disfruta de su participación en Mega 98.3 a través del segmento denominado “La historia del rock nacional”. También fue encargado de armar diferentes y exitosas recopilaciones, ya sea de rock argentino, tango, folklore y música brasilera pero la reciente aparición de Alejandro Pont Lezica Collection define, de algún modo, su regreso discográfico con nombre y apellido, algo así como una marca registrada a la hora de seleccionar material musical y difundir alguna gema escondida para compilados.

De esta flamante colección de doce álbumes, acaba de editarse la primera entrega que abarca seis títulos: “No caminho de Joao” (con lo mejor de la bossa nova); “Classic Feelings” (lentos clásicos); “Roll with the 80’s” (los más grandes éxitos de toda una década); “Real Love” (baladas de los ochenta y noventa); “Golden Pops” (hits de los inventores del pop) y “Standards Forever” (grandes clásicos interpretados por auténticas estrellas de la música), y en todos ellos se nota su “touch” personal seleccionando verdaderos hitos de la música.

Mientras se aguarda la aparición de los seis álbumes restantes (que se centrarán más en el rock y el reggae), 10Música compartió un diálogo con Pont Lezica en el que, además, se explayó sobre todo lo que implica la labor de un disc jockey y el momento actual de una profesión en ascenso.

¿Cómo surgió el proyecto de armar esta serie de compilados temáticos?

Surgió espontáneamente de una conversación que tuve con el presidente de la discográfica EMI, en la que, entre otras cosas, le comenté que era una verdadera pena que haya tantos temas clásicos que al no reeditarse en cd se iban a perder definitivamente. A eso, él me contestó: “Ahí tenés el catálogo de la compañía. Hacé lo que quieras”. De esa manera, empecé a trabajar sobre la base de conceptos, escribiendo los nombres de todos los artistas y temas que tenían que estar. Y sobre eso inicié el armado de estos doce compilados.

¿Cuál fue el criterio de selección de temas considerando el amplio catálogo del que disponías?

No sé si hubo algún criterio pero sí muchas cosas que tienen que ver con esas imágenes que me produce esa música; esa asociación con vivencias mías y de otras personas, con lugares en donde he puesto música, con las reacciones de la gente cuando en una fiesta ponía determinado tema y algunos cosas que muchos aún hoy no conocen pero que por mi función de disc jockey tengo la obligación de difundir y dar a conocer. Por ejemplo, la grabación conjunta de Pat Metheny con Toninho Horta, que estoy seguro que el noventa y nueve por ciento de la gente no la tiene registrada y cuando la escuchen se van a volver locos.

Sin desmerecer al resto de la colección, me parece que el llamado Standards Forever puede ser el que despierte mayor sorpresa e interés porque contiene algunas perlitas y rarezas difíciles de conseguir, como David Bowie cantando “Volare”…

Yo también tengo la misma sensación porque se trata de temas tan históricos y clásicos pero interpretados por artistas muy grosos, como John Lennon, Bowie, Tina Turner o Joe Cocker que quizás pocos sabían de su existencia. A mi me causa una gran satisfacción haber podido incluir a John Lennon haciendo “Only You” porque es muy difícil hacerlo formar parte de una colección. Sin embargo, la compañía me dio el visto bueno por el concepto de ese disco en particular. También es excelente lo de Morrisey haciendo “Moonriver”, un tema que originalmente apareció en un simple.

¿Imaginabas en tus inicios que la labor de disc jockey iba a crecer y desarrollarse tanto como en la actualidad, donde muchos de tus pares son considerados estrellas?

Cuando yo comencé, en nuestro país la figura del disc jockey ni siquiera existía como artista de variedades. Yo siempre soñé con que nuestra profesión algún día fuera reconocida como se merece; siempre la defendí como pude y siempre manifesté que el disc jockey es un artista y un comunicador social; es un personaje que siempre estuvo muy ligado al desarrollo de un artista y a su difusión. Por eso, a mí me llena de orgullo ver hoy a nuestra profesión como está, entendida como lo que realmente es: un nexo clave entre la creación y el oyente y no sólo la persona que pone música para que vos bailes un rato. Es una tarea que, puntualmente, requiere mucha honestidad no sólo a la hora de difundir temas sino que se debe conocer sobre música. Si vos no conocés lo que hacés, no podés comunicarlo. Saber que, por ejemplo, Hernán Cattaneo es invitado a Inglaterra y la gente explota me produce la misma satisfacción que ver a Carlitos Tévez triunfando en Brasil. Siempre hubo disc jockeys muy talentosos y exquisitos en Argentina, así que no me sorprende que tengan éxito en todos lados.

¿Coincidís con aquellos que dicen que un disc jockey “toca” música?

Hablar de tocar o no, tiene más que ver con la traducción literal del inglés, donde “play” quiere decir “tocar” y eso se extiende a diferentes actividades. Tocar un instrumento es algo propio de los músicos pero tocar música, o “play music” en inglés, tiene una lectura más abierta y ahí entran perfectamente los disc jockeys. Hace algunos años se generó una polémica con Pappo quien, con todo derecho, pensó que los disc jockeys cruzábamos una barrera pero en definitiva no sé si es importante decir si un disc jockey toca o no música. Yo creo que lo que importa es lo que uno va logrando con el tiempo, es la evolución, dejar de encerrarse en un determinado tipo de música y ser amplio.

¿Es verdad que en los ´70, una época de mucho trabajo para vos como disc jockey, no podías abarcar todos los eventos que tenías en un mismo día y enviabas a un sustituto?

Ja. Sí, es verdad. La movida de ir a poner música era muy fuerte. Había muchos clubes, muchos colegios que hacían fiestas para recaudar fondos para el viaje de egresados y no podía estar en dos lugares al mismo tiempo. Es diferente al concepto actual, donde un disc jockey va a un club, hace un set de una hora y después va a otro boliche. Yo sigo sintiendo que si voy a un lugar a pasar música me tengo que quedar toda la noche, entonces en aquella época surgía esa opción: si me querían en persona, yo me quedaba toda la noche, de lo contrario enviaba a alguien de mi confianza. Eso, a la vez, fue muy bueno porque permitió crear una escuela de disc jockeys en la que estaban un montón de tipos que después fueron musicalizadores de radios, boliches, etc.

¿Cómo resulta la experiencia radial de realizar “La historia del rock nacional” en la Mega, donde te ponés en la piel de un periodista especializado?

A mí me gustó mucho la invitación que me hizo Alejandro Fantino para participar en su programa de la Mega porque, en realidad, me permite transferir mis vivencias. Todavía no cumplí los cincuenta años, pero hace treinta y cinco que trabajo y los culpables, esto dicho cariñosamente, de dedicarme a esto fueron, en parte, Los Gatos y Almendra. Yo empecé como disc jockey cuando Charly García y Nito Mestre arrancaban con Sui Generis. Siempre entendí al rock argentino como algo que representa nuestra identidad cultural muy fuertemente. Lo que yo hago en la Mega es contar lo que experimenté como disc jockey y lo que viví y compartí con muchos de los músicos que hacen esta historia tan rica que constituye el rock argentino.

Entrevista by Gabriel Hernando 20.06.2006



Nuestro email: info@djtaylor.com.ar

eXTReMe Tracker


 



Copyright © 1989 dj taylor | Bahia Blanca - Buenos Aires - Argentina